30 jun. 2015

De mutuo acuerdo y otras obras menudas, de Diana M.de Paco

De mutuo acuerdo o el concierto del hombre con un abrigo pegado a la piel es una comedia de Diana de Paco que combina música y texto para divertir a todos los públicos. Es la historia de un hombre pusilánime y dos mujeres ambiciosas. Una reflexión sobre los extremos que se pueden alcanzar en las intrincadas negociaciones de una separación. En ella se plantea el fracaso humano y la capacidad de supervivencia hasta límites insospechados, la intensidad de la amistad en situaciones extremas, el poder femenino y sus armas de seducción. El protagonista -un hombre que va a la cárcel en un intento de recuperar, al menos, el cariño de sus hijos- convertido en cantautor, compone una serie de temas en los que con humor e ironía narra sus desdichas y desventuras. Mirando al pasado y al presente la obra combina las escenas claves de su vida: entre dos esposas, la cárcel y su compañero de celda, su único amigo, y el concierto que sirve de marco. Menudencias está compuesta por una selección de seis momentos humorísticos, de situaciones hiperbólicas con algo de verdad tras ellas. Seis comedias menudas para proyectar una sonrisa hacia nosotros mismos y nuestros comportamientos. Lapidarius es un entretenimiento inspirado en las figuras de Quijote y Sancho representados en dos hombres de hoy, encerrados en sus historias y sus ilusiones, que esperan a una Dulcinea de nuestro y juegan con las palabras para crear su propia realidad entre las paredes de un lugar aislado del mundo.

Diana de Paco se proclamó con esta obra ganadora del I Premio Irreverentes de Comedia. Profesora Titular de Filología Griega en la Universidad de Murcia, es Doctora en Filología Clásica (Universidad de Murcia) y Licenciada en Filología Italiana (Universidad de Salamanca). Como dramaturga ha publicado más de una decena de obras teatrales y otras tantas han sido puestas en escena. Entre ellasPolifonía (Finalista del Premio Calderón de la Barca 2000), Obsession Street (Premio Palencia 2007), Orestíada.Cenizas de Troya, Espérame en el cielo… o, mejor, no, esta última producida con la compañía Espacioimaginado de la que forma parte en la actualidad

¡Aquí no paga nadie!, de Dario Fo

Resulta curioso comprobar en este texto cierta coincidencia con la situación actual de nuestro país, y, por fin, parece que también de Italia. Porque la obra habla de ciudadanos indignados, dos amas de casa en concreto, que deciden practicar la desobediencia civil, robando comida de los supermercados que suben los precios sin parar en plena crisis económica. El montaje de la obra tuvo tanta repercusión, que en Milán se produjeron casos reales de “saqueo” de supermercados, y Fo fue denunciado por “instigación al delito”. Casi 40 años más tarde ha reescrito este texto, cambiándole hasta el título y situándolo en la Italia de Berlusconi. Por supuesto, en la versión se han eliminado las referencias concretas a ministros y otros políticos, que además, gracias a la tan esperada reacción del pueblo italiano, dentro de poco habrán desaparecido, por suerte, del mapa político.
Esto nos reconduce a la vieja polémica de si envejecen los textos políticos, como las farsas que Fo escribió en los duros años 70, los “años del plomo” en una Italia amenazada por el rebrote del fascismo. Este peligro ha preocupado siempre a Dario Fo, y posiblemente sea el origen de esta operación de “aggiornamento” que ha practicado en Sotto paga! Non si paga!

Fo centra este cambio sobre todo en el personaje de Juan, haciéndolo menos dogmático, más flexible, aunque sin renunciar a sus convicciones de izquierda, como los otros personajes, policía radical incluido. Y así el texto sigue teniendo, como todos los que son buenos, la calidad de ser, tal vez, aún más oportuno que cuando se escribió. 

Los días de los Turbín, Mijail Bulgákov, Asociación de Directores de Escena

Como se señala en la abundante, cuidada e imprescindible documentación que se incluye en el volumen -qué excelente trabajo del editor, Jorge Saura-, la obra fue escrita por Bulgákov a mediados de 1925 como adaptación teatral de La guardia blanca, una novela del propio autor, ambientada en el sangriento conflicto civil que asoló Ucrania en 1918-19.
Conviene subrayar las fechas, pues indican que Bulgákov abordaba en ella sucesos militares, políticos y sociales que habían tenido lugar apenas seis años antes. En ellos, habían estado implicados el ejército contrarrevolucionario ruso, los nacionalistas ucranianos, el ejército alemán, el ejército bolchevique, destacamentos de cosacos y los Gobiernos de Francia e Italia. En menos de un año, la ciudad de Kiev, lugar en el que transcurre la acción, fue ocupada militarmente por unos u otros hasta cinco veces.
Así pues, el autor se enfrentaba a acontecimientos muy graves, muy cercanos en el tiempo y, en consecuencia, muy presentes en la memoria de la sociedad y, sobre todo, de la clase intelectual y política rusa de la época.
Bulgákov decidió narrarlos primero, y teatralizarlos después, desde el punto de vista de una familia de clase media alta, estrechamente vinculada al ejército “blanco”, es decir, al ejército contrarrevolucionario ruso. Y lo hizo evitando cuidadosamente la aplicación de un tratamiento maniqueo. Una audacia que contribuyó a que la pieza fuera acogida con extrema hostilidad,

En Los días de los Turbín, los hechos históricos son un ruido externo -en ocasiones, “strictu sensu”- del cual conocemos únicamente sus ecos eficaces: cómo influyen y cómo son interpretados por el pequeño grupo social y familiar que se debate en escena.

El jurado delibera y Solo consejo, Rafael Muñoz, Ediciones Irreverentes

Al leer El jurado delibera se podrá pensar que está basada en el clásico Doce hombres sin piedad, de Reginald Rose. Pero es más bien un complemento, porque no vivimos la reunión de los miembros del jurado, sino la terrible espera en el calabozo del preso, quizá condenado a muerte, junto a su abogado, que pretende darle esperanzas y revive con euforia sus fantástica actuación ante el juez, y a un carcelero que pone un contrapunto dramático y escéptico a ambos personajes. Drama para tres actores, está basado en las sombras, en la pérdida de la esperanza y quizá del deseo de vivir. Mientras los doce hombres sin piedad deliberan, el reo intenta asumir que ese momento puede ser el comienzo del fin de todo. El protagonista es el acusado, un joven del que apenas sabemos quién es y del que nos gustaría conocer algo de su vida; una vida vulgar dentro de un entorno duro que vamos conociendo de su boca. Cómo juzgar si sólo el acusado sabe si es culpable o no. Su futuro o su fin depende de la opinión que tenga de la Justicia. Tenemos tiempo, escuchémosle mientras el jurado delibera. 

Completa el libro el monólogo para una actriz Solo consejo, en el que una mujer que ha vivido toda su vida en la España de la dictadura con un marido perseguido por comunista y ateo, se enfrenta a la petición de ir a solicitar al cura que vaya a confesarle en el lecho de muerte. Pero, ¿respetará la mujer su última voluntad, o habiendo admirado su vida de lucha, se negará al considerar que su marido sufre un momento de debilidad? Entre la comedia y el drama, con un magnífico equilibrio, este texto mantiene el entusiasmo del lector desde la primera a la última palabra.

Naufragar en Internet, Jesús Campos, Ñaque

Pieza teatral de Jesús Campos García que se sirve de un único actor para representar la confusión del ser humano provocada por la tecnología. Monólogo teatral de Jesús Campos García estrenado en la VII ‘Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos’, celebrada en Alicante el año 2000. 
     Por los méritos de esta obra, le fue concedido el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2001.
     La obra pretende ser una metáfora del cerebro y de la confusión del ser humano consigo mismo y con el mundo que lo envuelve. Por ello, el único actor que aparece en escena está rodeado de 75 metros de cable y está acompañado por un gran número de artilugios tecnológicos que lo sumergen en la confusión que pretende sugerir Campos. Más que un monólogo se trata de un diálogo entre el protagonista y sus antagonistas; los ausentes, personajes del pasado o incluso con él mismo. 
     Jesús Campos es Premio Tirso de Molina, Premio Hellín de Teatro Breve, Premio Ciudad de Alcorcón, Premio Castilla-La Mancha de Teatro, Premio Eulalia Asenjo (Real Academia Española), Premio Guipúzcoa (Diputación Foral de Guipúzcoa), Premio Lope de Vega, Premio Borne, Premio Lérida, Premio Ciudad de Palencia y Premio Ciudad de Teruel.

Últimos días de una puta libertaria, César López Llera, Artezblai

La protagonista de esta pieza es Remi, una exprostituta, libertaria, medio loca, alcoholizada, fumadora empedernida, que tiene el síndrome de Diógenes y que de forma casual se encuentra en las primeras horas de 2006 con Leticia, una joven abogada, lesbiana, que está a punto de cometer una locura debido al disgusto que le ha dado su pareja. Con humor ácido y crítico, los personajes despotrican contra esta sociedad injusta, donde ser libre se convierte en un acto de resistencia.
  César López Llera nace en 1963. En 2004 recibió el V Premio de Teatro Serantes por: Un Chivo en la Corte del botellón o Valle Inclán en Lavapiés (Bilbao, Editorial Artezblai, 2005). A ese han seguido: Premio Internacional de Teatro de Autor Domingo Pérez Minik 2006 de la Universidad de La Laguna por La chica de ayer (Tenerife, Publicaciones de la Universidad de La Laguna, 2006). Monteluna 2006 de la Universidad de Huelva por: El vespino de don Quijote (Huelva, Publicaciones de la Universidad de Huelva, 2007). Rafael Guerrero de Teatro Mínimo 2006 por Llamadas perdidas del 11-M, en 2008 Palabras de destrucción masiva. Reconocido también con: Premio Tirso de Molina 2006 por: Últimos días de una puta libertaria, (Madrid, Agencia Española de Cooperación Internacional, 2008), y el Premio Lope de Vega 2009 por Bagdad, ciudad del miedo (Bilbao, Artezblai, 2010), entre otros. 

2 jun. 2015

Reportaje fotográfico de la fiesta de los 25 años de la Asociación de Autores de Teatro

La Asociación de Autores de Teatro (A.A.T.) ha cumplido sus primeros 25 años y lo ha celebrado con una fiesta en el Teatro María Guerrero, de Madrid, en la que ha habido interpretaciones de fragmentos de obras de Antonio Buero Vallejo, Lauro Olmo, José María Rodríguez Méndez y Alberto Miralles. Además, explicaron la historia de estos 25 años Ignacio del Moral y Jesús Campos.

 Saludo final de todos los participantes en el acto

 Representación de la obra de Buero Vallejo

 Ignacio del Moral, presidente de la AAT

 Jesús Campos, ex-presidente de la AAT


Autores Irreverentes, (Dos de ellos Premios Nacionales) Santiago Martín Bermúdez, Manuel Villa-Mabela, Miguel Angel de Rus y José Luis Alonso de Santos.

Irreverentes y Astilleros, Luis Miguel González Cruz, Miguel Angel de Rus y Raúl Hernández Garrido. El espíritu de Botho Strausss guió esta reunión.

 Dos estudiosos del teatro español, Virtudes Serrano y Mariano de Paco, entre los Irreverentes Santiago Martín Bermúdez, Miguel Angel de Rus, Juana Escabias y Fernando Almena.